Miercoles 26 de Junio de 2019

Bitácora

Edson de Jesús Quintanar Sánchez, diputado local por Valles nunca va a aceptar que Cándido Ochoa Rojas le metió entre ceja y ceja al litigante y persona non grata en ningún lado, Guillermo Balderas, para que fuera el oficial mayor del Congreso del Estado, asunto que se resolverá el próximo jueves, aunque el cabildeo está más intenso que cuando se acercan las elecciones, porque hay una fracción de Morena que no quiere relacionarse con el exsecretario general de Gobierno, Cándido Ochoa (o sea toda), pero el novel Edson de Jesús cayó redondito ante el veneno de semejante viborón, así que con la ayuda de Cándido y de gente afín al diputado dentro del mismo legislativo, podría sufrirse la presencia de Balderas durante al menos los próximos dos años que restan de periodo parlamentario.

Lo interesante es que Edson de Jesús ha sido enfático al pedir que se le dé oportunidad de competir o por la alcaldía de Valles (sería el candidato más joven, con 26 años de edad para el 2021) o que de plano se le otorgue la oportunidad de meterse en la carrera por la diputación federal, cosa que no es de extrañarse, dado el ascenso que suelen tener los políticos en cualquiera de las entidades de este pobre país, pero tanto Edson de Jesús como el señor ese llamado Gabino Morales (que quién sabe a qué se dedica), están pensando en una inercia del 2018 que con toda probabilidad no siga teniendo el empuje de hace poco menos de un año y del tiempo actual: de que MORENA será de nuevo una aplanadora.

A los morenistas se les ha olvidado que el partido no es nada, que quien ganó en 2018 fue el sagaz Andrés Manuel López Obrador, quien cultivó a legiones y legiones de seguidores durante tres elecciones hasta conseguir su cometido y quien ha estado dando muestras de saberse el manual de demagogia completo y mantener las cosas tal como las dejó el PRI y en un estado de violencia imparable, como en los peores tiempos del PAN, entonces sabe bien que para dentro de dos años, MORENA estará muy desgastada y no se diga para el 2024, cosa que le puede restar posibilidades de ganarse a la gente de buena cuenta.

Aunque quedan chairos ciegos que dicen que votarán por el candidato de MORENA que les pongan (imagino que si aparece como candidato de MORENA, Carlos Salinas, votarían esperanzados por él), los que hicieron ganar a AMLO fueron millones de apartidistas, panistas y priistas que estaban hasta el gorro de sexenio tras sexenio con abusos a los bolsillos y con un crecimiento más mediocre que el de los países de Centroamérica.

Con ese escenario, pensar que el 2021 será miel sobre hojuelas será una inocentada de risa loca, más aún si se piensa que gente como Gabino Morales, que solamente tiene la capacidad de aparecer en cuanta junta, reunión o fiesta se celebre, pudiera tener una oportunidad con ese discurso manido de priismo rancio que se cargan todos los de ese partido. De veras, que le cambien.