Jueves 23 de Mayo de 2024

La obsesión de Daniel Bisogno por bajar de peso deterioró su salud

SUN

Daniel Bisogno estuvo obsesionado durante mucho tiempo por bajar de peso; el conductor de “Ventaneando” confesó que después de muchos intentos logró bajar casi 40 kilos en tres meses y aunque se veía bien por fuera comenzó a sentirse mal, así se lo contó a Pati Chapoy en entrevista.

La charla que Daniel tuvo con la conductora fue hace un año, cuando Bisogno estuvo hospitalizado por primera vez porque se le reventaron las várices esofágicas, el inicio de sus problemas de salud que lo han mantenido en el hospital y en estado de gravedad durante el último año.

El conductor salió de su más reciente hospitalización hace poco más de un mes, estuvo internado en terapia intensiva 25 días, fue intubado tras complicarse una cirugía pulmonar por una bacteria, previo a ello se le reventó la vesícula y hace casi un año las várices esofágicas.

Daniel Bisogno regresó a “Ventaneando” después de salir del hospital y continuar su recuperación desde casa, y aunque se ha recuperado al subir casi 10 kilos desde que salió del hospital, cuando pesó 80, aún no es suficiente y necesita subir para estar listo y someterse a un trasplante de hígado.

Hace 10 meses, en entrevista con Chapoy, Bisogno contó el origen de su malestar, fue después de que bajó casi 40 kilos, ya que confesó, se veía bien ante el espejo, pero se sentía mal y débil.

“Empecé a hacer una dieta con una estupenda nutrióloga, el caso es que yo estaba muy obsesionado por bajar de peso después de dedicarse a la televisión y tratar de verse lo menos feo posible, lo menos gordo posible, es un trauma que desde niño traigo, siempre fui ‘el gordito’, claro, como medía 1.90 metros nadie me hacía bullying, siempre crecí con ese problema”, confesó.

Bisogno reconoció que durante 26 años luchó para bajar de peso, lo lograba, bajaba, pero después volvía a subir, así pasó en varias ocasiones, entre rebotes, hasta que conoció a esta nutrióloga especialista que le recomendó “La Choco” y fue así que comenzó a bajar.

De pesar 125 kilos llegó a pesar 92, casi 40 kilos de manera rápida, durante dos o tres meses; lo que detonó el malestar es el susto que sufrió cuando se metieron a robar a su casa, situación que provocó una subida de azúcar importante que en su momento ignoró.

A partir de entonces le dijeron que era un paciente prediabético, que necesitaba cuidarse, lo hizo durante algún tiempo y después ya no.

  • “Empecé descuidarme porque soy muy tragón, me gusta mucho la comida, disfruto mucho el comer”, expresó; después se divorció de su exesposa Cristina, la madre de su hija, y durante algún tiempo no pudo estar con ella, lo que provocó una etapa de tristeza en su vida.