Viernes 14 de Junio de 2024

Critica oposición militarización de ayuda para damnificados de “Otis”

Sun

Dirigentes y senadores del PAN y PRD repudiaron la orden presidencial de militarizar toda la ayuda para damnificados del huracán Otis en Guerrero con lo que se busca, como lo hicieron con las vacunas del COVID, hacer un uso electorero.

Marko Cortés, líder nacional del PAN, dijo que es realmente increíble que el ejército impida el paso de camiones con ayuda humanitaria, a menos de que ellos sean quienes directamente entreguen el apoyo a la gente.

“Le exigimos a deje de obstruir el apoyo que muchas personas desean enviar, pero no a través de su gobierno”, apuntó.

“Como lo hicieron con las vacunas, ellos quieren ser los únicos que repartan los apoyos para usar políticamente la tragedia y necesidad. Ojalá al menos lo hicieran bien”, agregó.

Presidente “mezquino” busca monopolio de ayuda con militares: PAN y PRD.

La secretaria general del PRD, Adriana Díaz Contreras, lamentó la decisión presidencial y dijo que problema de Guerrero como de muchos estados gobernados por Morena es que sus representantes brillan por su ausencia.

“En este momento lo primordial es ayudar a Guerrero, pero la gente tiene memoria y no olvidara quienes les dan la espalda”, apuntó.

El coordinador del PAN en el Senado, Julen Rementería, calificó de soberbio, indolente y mezquino al presidente Andrés Manuel López Obrador por ordenar que sólo las Fuerzas Armadas repartan la ayuda a los damnificados del huracán Otis en Guerrero.

Refirió que el Presidente restringió la participación de autoridades federales, estatales y municipales y de organizaciones de la sociedad civil en el reparto de la ayuda, bajo el argumento de que nadie se aproveche de la necesidad de la gente.

Rementeria, aseveró que su incompetencia solo se compara con su perversidad.

Dijo que la cooperación es fundamental para poner de pie a Acapulco, para “llevar agua, alimento, ropa, calzado a los cientos de miles de damnificados. Hay que ayudar”.

“Ante el nivel de devastación que hay en Acapulco, el Presidente literalmente dice que no deben mandar ayuda “ni autoridades civiles ni del gobierno federal, ni del gobierno estatal, ni del gobierno municipal y mucho menos organizaciones sociales llamadas no gubernamentales o de la sociedad civil”.

Su incompetencia solo se compara con su perversidad.

La cooperación es fundamental para poner a Acapulco de pie, para llevar agua, alimento, ropa, calzado a los cientos de miles de damnificados.

Hay que ayudar; hay que desbordar los apoyos porque le urgen a Acapulco.

Los mexicanos siempre hemos sido solidarios, NADIE nos puede limitar para echarnos la mano unos a otros.

Esto que dijo es el colmo de la soberbia, la indolencia y mezquindad”.