Jueves 25 de Julio de 2024

Bitácora

 

A muchos se les hizo extraño que una persona con la beligerancia de Narcia Pessina Gallegos, lideresa del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento terminara haciendo tantas migas con el alcalde Adrián Esper Cárdenas, pero en la  última rueda de prensa de éste, incluso dijo que los términos en que había quedado con Narcia ya los hubiera querido tener con la gente del Sindicato de la DAPAS, a cargo de Alejandro Ballesteros Corona, pero cosas más raras se han visto.

Lo interesante es que Pessina Gallegos logró que hubiera algunos aumentos en compensaciones y prestaciones que no se habían podido lograr antes y que constan de incrementos hasta del 80 por ciento en percepciones adicionales al sueldo, como bonos de antigüedad o seguros de vida, cosa que hace pensar que el alcalde se encuentra haciendo una de dos cosas: está dilapidando una gran cantidad de dinero del erario o está quedando bien con la base sindical de 600 trabajadores, tomando en cuenta que su plan es reducir la nómina de personas de confianza y de las que no tienen base.

Si fuese este último punto el que está planeando, está bien, pero hay que recordar a la administración pública que esos aumentos se traducen en millones de pesos al final del año y, aunque los obreros y burócratas se encuentran contentos con estos “logros” de Narcia Pessina, estos logros podrían dejar sin dinero a las arcas del municipio.

Hace poco, el secretario del Ayuntamiento, Raúl García Salazar comentó muy animado que una comisión del Ayuntamiento estaba trabajando en una mesa de análisis con el diputado Edson de Jesús Quintanar Sánchez para poder provocar la modificación, avocándose por supuesto al plano federal, de la ley, concerniente al Ramo 28.  O sea, el Ramo 28, que se destina casi en su totalidad a sueldos y gasto corriente, que se acotara lo más posible para que hubiera un límite de dinero por gastarse de ese rubro y que sobrara más para realizar más obras públicas.

Con esta iniciativa parecía que la política era otra, pero los logros de Narcia probablemente den al traste con las obras que están pendientes en la ciudad.

La delegada federal en la Huasteca de MORENA, Teresa Pérez Granado calificó de “hecho aislado” el triple homicidio de Héctor Domínguez, su hermano y su padre. Esto es interesante, porque el término “hecho aislado” tiene una connotación semántica que aleja al acto referido (el homicidio triple) de una acción de la delincuencia organizada.

Por años, los políticos intentan negar que exista operatividad de los criminales organizados, diciendo que un hecho terrible como el de la familia del pintor, habría sido un acto que no pertenece a la generalidad de los delincuentes organizados, sino a la intención homicida de una persona en particular.

Este uso de los términos puede darnos a entender dos cosas: que están negando que haya sido la delincuencia organizada o que en realidad saben que las cosas fueron premeditadas y ejecutadas por una persona que no está ligada a grupos criminales ya conocidos. Vuelve la pregunta: ¿quién pudo haber odiado tanto a un pintor como para hacer algo así a él y a los suyos?