Lunes 06 de Diciembre de 2021

Cabañas disfruta del fútbol a 9 años de la tragedia del “Bar Bar”

Hoy es auxiliar técnico en el Independiente de Paraguay

El Universal

La madrugada del 25 de enero del 2010, Salvador Cabañas entró al baño del llamado “Bar Bar”. Era lunes, día inusual para que un futbolista estuviera de fiesta.

Sonó un disparo. Alguien corrió, Cabañas quedó tendido en el piso y su vida cambió. En ese entonces era la máxima figura del América de México, era el “Comandante” en la selección de Paraguay que se preparaba para el Mundial de Sudáfrica.

Salvó de milagro su vida, pero su carrera terminó. De ese incidente salieron a flote muchos problemas internos en la vida del delantero que hoy lo tienen viviendo al día.

Aunque América ayudó en su recuperación lo que no pudo salvar fue su fortuna. Las acusaciones de fraude de su ex representante (José González) y su ex esposa (María Alonso) hicieron más dramática su vuelta a la vida. Hoy es auxiliar técnico en el Independiente de Paraguay.

“Me pone muy contento el hecho de seguir en el fútbol. Ya no soy jugador, pero me gusta lo que estoy haciendo, enseñando a los futbolistas y traspasando experiencias. Después de todo lo que ha ocurrido en estos años, lo que más quería era seguir ligado”, mencionó a la prensa de su país.

Cabañas, junto con José Cardozo, es quizá el paraguayo que más huella ha dejado en México.

José Jorge Balderas, alias “El JJ” quién es señalado como el agresor de “Chava” Cabañas acaba de ser sentenciado a 20 años de cárcel, pero no por el atentado al futbolista sino por estar vinculado al crimen organizado.

Notas Relacionadas