Domingo 21 de Julio de 2024

Diego juega básquetbol desde su silla de ruedas

Miguel Barragán

[Huasteca Hoy]

Casi 12 años tardaron los médicos en diagnosticar la enfermedad que Diego Armando tenía desde su nacimiento y aunque será sometido a terapia física de por vida, es un muchacho de 16 años al que le gusta driblar en el basquetbol y ver a sus equipos favoritos de la NBA.

Diego Armando Antonio Rivera tiene 16 años de edad y permanece en una silla de ruedas.

Ayer participó en una pequeña demostración de canto en la plaza principal junto a sus compañeros del Centro de Atención Múltiple (CAM).

Su mamá, Isabel Rivera Medina narró con parcas palabras que los diferentes médicos que ella consultó sobre la discapacidad de su hijo, le dieron diagnósticos erróneos, hasta que el cumplió 12 años.

Fue hasta entonces cuando le informaron que lo que Diego tiene es leucoencefalomielitis diseminada aguda, que es una dolencia que afecta la sustancia gris y blanca del cerebro, afectando su movilidad.

Por fortuna la enfermedad no afecta su capacidad de aprendizaje ni sus ganas de vivir y de disfrutar de la familia y de su pasión, el básquetbol.

Aunque camina con un bastón o con una andadera, mientras está en su silla de ruedas, Diego dribla y bota el balón de básquet, en más ocasiones que cuando decide tirar de

media distancia.

Le gusta ver los juegos de la NBA y aunque con mucha timidez, cuando se le mencionó si le gustaba cómo jugaba Lebron James, estrella del basquetbol de la máxima liga americana, sonrió y ya no paró de sonreír.

Su madre se siente orgullosa de lo que su hijo ha aprendido y dice, sin reparos, que a su hijo no lo detiene nada, ni nada le da miedo y así se ve.