Viernes 15 de Octubre de 2021

Los temibles guerreros huastecos

Miguel Barragán [Huasteca Hoy] Los guerreros huastecos, a diferencia de lo que se piensa, eran guerreros temibles que sabían causar miedo a sus enemigos como los Aztecas, Acolvas o Tepanecas, que solían invadir este territorio con fines expansionistas y de ocupación. Pero una prueba de que los huastecos también practicaban las deformaciones corporales y las […]

Miguel Barragán

[Huasteca Hoy]

Los guerreros huastecos, a diferencia de lo que se piensa, eran guerreros temibles que sabían causar miedo a sus enemigos como los Aztecas, Acolvas o Tepanecas, que solían invadir este territorio con fines expansionistas y de ocupación.

Pero una prueba de que los huastecos también practicaban las deformaciones corporales y las auto mutilaciones, es un cráneo que se exhibe en el museo Tamuantzán, en donde se aprecia que los dientes de ese hombre antiguo estaban afilados a propósito, para infundir miedo a los enemigos.

Esto lo relata Guillermo Ahuja Ormaechea, quien ubicó a los antepasados de la huasteca en el mismo nivel de fiereza de los bretones, los celtas, los vikingos o los bárbaros, porque eran igual de salvajes y mortíferos en la batalla.

Los huastecos afilaban su dentadura para mostrar esas fauces de animal, antes de acometer a golpes a los enemigos de sus señoríos o reinos.

No eran para nada pacíficos, ellos también hacían ruidos de animales en el acecho y se pintaban el rostro tal como lo vemos en los documentales de las culturas antiguas que pasan en la televisión.

Dijo que los huastecos no sólo conformaban un pueblo culto, ordenado, matemático, equitativo con la mujer y con grandes dotes artísticos, sino que fueron aterradores guerreros que sabían usar la teatralidad y el miedo a su favor, para amedrentar a los que los querían socavar.

Los huastecos por lo regular son relacionados con la tendencia maya, que era un pueblo pacífico, pero hay claras evidencias de que no hay tal relación, sino que los huastecos son de una vertiente igual de avanzada en la ciencia, pero para nada pacíficos.

No dependían de ninguna otra civilización, sino que eran independientes “y habría que imaginar cómo horrorizaban entre el monte de esta tierra a los que los invadían, imitando ruidos de fieras, pintados del rostro y con esa dentadura mostrada como un depredador. Los huastecos nunca fueron unos dejados”.

 

Notas Relacionadas