Domingo 14 de Abril de 2024

Bitacora

COMO siempre sucede con la política, la actividad que los griegos ensalzaron y que Maquiavelo torció diabólicamente, se encarga de echar a perder todo… HACE no mucho, la dirección de Ecología a instancias de varios regidores, presentaron una iniciativa en el Cabildo para renovar el reglamento de turismo de Valles, con la finalidad de proteger […]

COMO siempre sucede con la política, la actividad que los griegos ensalzaron y que Maquiavelo torció diabólicamente, se encarga de echar a perder todo…

HACE no mucho, la dirección de Ecología a instancias de varios regidores, presentaron una iniciativa en el Cabildo para renovar el reglamento de turismo de Valles, con la finalidad de proteger al medio ambiente y darle más seguridad y confort al turista…

LA mayoría de los ediles ni pelaron la iniciativa por la simple razón “política” de no querer incomodar a los prestadores de servicios turísticos que suelen estar muy apapachados, aunque trabajen en la irregularidad y no se comprometan a ofrecer un servicio limpio, seguro y eficiente a los visitantes…

COMO siempre sucede en Valles, que no deja de ser una vecindad grandota donde nadie quiere incomodar a nadie, para no tener enemigos en tiempos de elección, todo se queda en intenciones: verbigracia, las sanciones por quemar cañas a deshoras o por quemar basura durante los incendios de hace mes y medio: se supo quiénes habían sido los responsables de las conflagraciones y no se les tocó ni un cabellito, porque se le teme al coraje del ciudadano…

AUNQUE ningún ciudadano lo hace, debería utilizar ese miedo que le tienen las autoridades para plantarse y exigir que se manejen bien los recursos y que se hagan las obras que son necesarias, pero eso también es parte de la enorme red de complicidades de un pueblo chico…

Y pues resulta que dentro de la nueva actividad de sustento en la ciudad, la mayoría no está ni certificado ni con las credenciales suficientes como para garantizar la seguridad de los turistas dentro de sus parajes. Es más, conociendo los riesgos, ni siquiera hacen por mejorar su proveeduría de servicio misma…

CUANDO uno se pregunta porqué las cosas no funcionan en México, debe indagar en las relaciones sociales de los dueños de las empresas y los políticos. Entre los regidores existe la idea de que un reglamento para servicios turísticos renovado no sólo es un trabajo extra que nadie quiere aventarse, sino que es un motivo de molestia para los operadores que, apenas y están agarrando vuelo con las temporadas turísticas de mucha afluencia…

SIN embargo, lo que se ha visto es que se sobrecarga inmisericordemente a los sitios turísticos, provocando daños al medio ambiente, destrucción de la naturaleza que es precisamente el atractivo turístico y exposición al peligro a los turistas, quienes no conocen el contexto y quienes no saben si está bien o mal que más de veinte pasen por un puente colgante o más de cien se refresquen en la ribera…

AUNQUE es estrictamente necesaria la nueva regulación, no se hará nada y no se va a hacer nada cuando ocurra un percance o, Dios no lo quiera, una tragedia, debido a la falta de capacitación y profesionalismo de muchos de los que ofrecen paseos y actividades de cierto grado de riesgo…

EFECTIVAMENTE, a los operadores, entre menos reglamentación o cláusulas se les pongan, mejor y de lo que se trata es de intentar hacer el mayor número de pesos sin hacer mucho esfuerzo, salvo estorbar el paso de los carros con una soga…

OJALÁ que a muchos políticos se les vaya quitando ser tan comedidos con los comerciantes y operadores, porque ahí está el claro ejemplo del miedo político que se le tiene a la gente: los dueños de locales en el mercado son los mismos que estorban con el tianguis cada fin de semana, haciendo el tráfico caótico en el centro de la ciudad y nadie se ha atrevido a mencionarles el inconveniente de esa vendimia, desde hace 32 años…

Notas Relacionadas