Martes 19 de Enero de 2021

Bitácora

EL PRI tiene que renovarse con urgencia si quiere tener activos políticos para los próximos meses y años, porque en el sur de la Huasteca, dos damas de no muy buen decir se apuntaron para ser precandidatas y mejor así se hubieran quedado…   PRIMERO que nada, está el caso de Yolanda Cepeda Echavarría, que […]

EL PRI tiene que renovarse con urgencia si quiere tener activos políticos para los próximos meses y años, porque en el sur de la Huasteca, dos damas de no muy buen decir se apuntaron para ser precandidatas y mejor así se hubieran quedado…

 

PRIMERO que nada, está el caso de Yolanda Cepeda Echavarría, que se inscribió para ser la candidata a la diputación del Distrito 14, con cabecera en Tancanhuitz, aunque hay que recordar que esta circunscripción también incluye al municipio de Aquismón y los de esta localidad ya no hallan dónde meterse luego de esa noticia, porque ya no quieren más prepotencia y uso de los recursos desmedidos y sin miramientos…

 

POR alguna razón, el PRI no pudo frenar esa ambición de Cepeda por ninguna vía y con la pobre oferta de aspirantes que hay en los otros partidos, puede ser que Cepeda se pudiera quedar con esa curul…

 

EN Xilitla también se puso la cosa color de “hormiga”, porque la que se fue a registrar como precandidata a la alcaldía del bonito pueblo mágico es Rebeca Terán Guevara, que será tratada con justicia en esta columna, para que luego no se ande quejando de violencia política de género…

 

PERO habráse visto tal cosa. Luego de que negoció con apoyos de Gobierno siendo diputada y bajó recursos que nomás ella usufructuó, ahora resulta que quiere ponerse en la silla de la alcaldía a manejar uno de los presupuestos más jugosos de la Huasteca…

 

DE veras que Xilitla podrá ser muy bello, pero carga una maldición gitana porque cuando los xilitlenses no podían estar más tristes luego de las faroleadas del alcalde Martín Eduardo Martínez Morales, ahora resulta que se apresta para ser alcaldesa Terán Guevara, aunque la buena noticia es que ni su familia quiere votar por ella en aquella localidad.

Notas Relacionadas