Sábado 20 de Julio de 2024

LaLiga: Girona es sólido líder; el Madrid responde sin Bellingham

Efe

El Girona demostró ser un señor y sólido líder de LaLiga EA Sports, al sumar su quinta victoria seguida con un triunfo en el siempre complicado campo de Vallecas ante el Rayo (1-2), mientras que el Real Madrid respondió con una goleada sobre el Valencia (5-1) al ritmo de Vini Jr y Rodrygo, que volvieron a tomar la responsabilidad ante la ausencia de Jude Bellingham.

Ambas victorias añaden notable presión a los partidos de este domingo de los otros dos aspirantes al título. El Barcelona recibirá al Alavés y el Atlético de Madrid al Villarreal. Tienen prohibido pinchar para no ceder más terreno.

El conjunto rojiblanco catalán expuso buena parte de sus argumentos que le han llevado a no solo ser la revelación del inicio del campeonato, sino un líder de peso. Se vio por debajo en el marcador muy pronto de nuevo con un tanto de Álvaro García (m.5) pero ni aún así, el Rayo, que la pasada jornada sacó un empate en el Santiago Bernabéu y que llevaba ocho encuentros sin perder, pudieron frenar al cuadro gerundense.

Supo rehacerse y empatar antes del descanso por medio del delantero ucraniano Artem Dovbyk (m.42) y supo sufrir al inicio del segundo periodo, cuando el Rayo Vallecano dispuso de varias ocasiones claras. Superado el trance, otra de las grandes referencias del equipo catalán, el brasileño Savio, firmó (m.65) el a la postre definitivo 1-2.

Día especial para Míchel Sánchez, el arquitecto de este equipo. Volvía a su casa, a Vallecas. Pese a llevarse los puntos, la afición del conjunto de la franja le mostró antes y después el tremendo cariño que le profesa. Su equipo sigue en lo más alto tras obtener su sexta victoria seguida lejos de Montilivi. Un líder muy líder.

La victoria del Girona obligaba al Real Madrid a no fallar ante el Valencia. Se confirmó que su gran referente, su principal jugador en estos inicios de temporada, Bellingham, causaba baja por los problemas de hombro sufridos contra el Rayo. Se unía a la larga lista de ausencias. Ya se perdió la visita del Braga y sus compañeros sacaron adelante el partido. De nuevo, al amparo de los brasileños Vini Jr y Rodrygo Goes, solventaron el encuentro, en esta ocasión con goleada.

Contrariamente a lo que le había ocurrido en numerosos encuentros, esta vez fue el Real Madrid el que estrenó el marcador pronto gracias a un zurdazo desde fuera del área de Dani Carvajal (m.3). No fue más fácil en un principio para los de Carlo Ancelotti, porque se tuvieron que encomendar al meta ucraniano Andriy Lunin para evitar el empate de los valencianistas.

La falta de pegada de Hugo Duro, exjugador madridista, y sus compañeros la pagaron muy cara. No pudieron equilibrar el choque y Vinicius y Rodrygo hicieron el resto bajo la batuta de Toni Kroos y Eduardo Camavinga. El delantero solo pudo marcar al final, con todo decantado.

Vinicius aumentó la cuenta antes del intermedio con el pecho (m.42) y remató el doblete con un disparo lejano al inicio de la segunda mitad (m.49). Rodrygo puso la guinda con otros dos tantos (m.50 y 84) para seguir recuperando la confianza que le faltó estos pasados meses.

Por lo tanto, Girona y Real Madrid meten presión a sus perseguidores, Barcelona y Atlético de Madrid, obligados a vencer a Alavés y Villarreal, respectivamente, este domingo, si quieren seguir de cerca.

La Real Sociedad no necesitó hacer un gran partido para deshacerse del colista (1-3) y mantenerse de lleno en la lucha europea. No mostró la magnífica versión de la Champions, pero ganó, objetivo imprescindible tal y como se está poniendo la liga. Tuvo que esperar a la prolongación para amarrar los tres puntos gracias a una pena máxima protestada por el Almería.

El equipo de Imanol Alguacil, que efectuó varios cambios respecto al once que encandiló ante el Benfica, tomó la delantera con una diana de Mikel Oyarzabal (m.62) poco después de que el colegiado anulase un tanto de Beñat Turrientes tras acudir al vídeo.

Pero le tocó sufrir ante la necesidad del cuadro de Gaizka Garitano, único que aún no ha ganado partido alguno. Igualó Sergio Arribas (m.76). El gol del canterano madridista alimentó la esperanza almeriense e inquietó a los donostiarras hasta que estos se encontraron con una pena máxima por mano de Sergio Akieme que transformó Carlos Fernández (m.91). Martín Zubimendi, el día de su santo, puso de cabeza el definitivo 1-3 que supone un nuevo castigo para el cuadro local y un aldabonazo para la Real.

Y es que el Almería, que encadenó su quinta derrota seguida, se queda hundido con tan solo tres puntos, provisionalmente a seis de la salvación, y ya con cuatro menos que el conjunto que le precede, el Granada, que tampoco pudo reencontrarse con la victoria al ceder un empate ante el Getafe.

El cuadro de José Bordalás había empatado cinco de sus seis últimos partidos. Como no podía ser menos, añadió una nueva muesca, y eso que se adelantó muy pronto, a los dos minutos, con un tanto de Borja Mayoral, tras una internada por la izquierda del inglés Mason Greenwood.

El afán del equipo de Paco López encontró la recompensa en la prolongación del primer tiempo (m.49) gracias a Gonzalo Villar, exjugador del Getafe, pero no tuvo la continuidad necesaria en la segunda mitad, aunque tampoco el bloque madrileño hizo méritos reales para llevarse e incluso se salvó justo al final gracias a una acción salvadora del paraguayo Omar Alderete para evitar el tanto de Antonio Puertas.

También igualaron a un gol Osasuna y Las Palmas, ambos situados en la mitad de la tabla. El equipo canario, que no gana en El Sadar desde 1985, alargó a tres su racha de pertidos sin perder, y el navarro la de encuentros sin ganar pero al menos no entregó los tres puntos.

Alberto Moleiro, una de las grandes perlas de la cantera española, consiguió su primer tanto en la máxima categoría y además lo hizo con brillantez. El canario abrió el marcador a los 70 minutos con un precioso disparo desde fuera del área, pero la alegría de Las Palmas no duró apenas al igualar Osasuna en una acción afortunada, por cuanto fue el ecuatoguineano Saúl Coco el que se introdujo el balón en su portería al intentar evitar el remate del croata Ante Budimir.