Lunes 16 de Mayo de 2022

La reconstrucción, reto pendiente tras el sismo

La zona sur del país fue la más afectada por la catástrofe

(EFE)

Unión Hidalgo, Oaxaca.- Lograr ubicarse en Unión Hidalgo era complicado tras el terremoto del 7 de septiembre de 2017, que quebró centenares de fachadas y derrumbó edificios hasta sus cimientos. Un año después, como en tantos otros municipios del sur de México, el reto sigue siendo el mismo: la reconstrucción.

Unos diez minutos antes de que las agujas del reloj marcaran la medianoche, un potente terremoto de magnitud 8,2 brotó del estado de Chiapas y se extendió por las zonas sur y centro del país, dejando un reguero de devastación que arrojó, además de graves daños en viviendas y patrimonio, 98 víctimas mortales.

Doce meses después, los escombros y los andamios siguen invadiendo las calles de las localidades ubicadas en el Istmo de Tehuantepec, que se convirtió en el principal escenario de la tragedia. En la localidad de Unión Hidalgo (estado de Oaxaca), un albañil resana la pared de la casa de Erasmo López, donde para pasar por las diferentes salas hay que sortear los sacos de cemento.

“Hay casas que empiezan a reconstruirse, casas que están a medio construirse, que están ya por terminarse. El pueblo se está levantando”, afirma a Efe este ferrocarrilero, quien resalta que después del temblor los habitantes se perdían fácilmente hasta cuando iban a “visitar a los amigos”.

DEVASTACIÓN

En Oaxaca y Chiapas, dos de los estados más empobrecidos del país, los sismos del 7 y el 19 de septiembre dejaron daños en 121.701 viviendas, según cifras oficiales. Las estructuras de muchas de ellas no estaban preparadas para afrontar el impacto de un fenómeno natural de este calibre, por lo que ahora la reconstrucción pasa necesariamente por un cambio de método.

Había que reconstruir “no de la forma tradicional”, sino de tal forma que las casas queden reforzadas y “puedan resistir a cualquier otro temblor”, argumenta Erasmo.

En la misma calle, el hogar de Macario Ruiz todavía permanece apuntalado con piezas de madera. Emprender la reconstrucción de esta casa, de teja y con un siglo de vida, no fue sencillo. “Nos llevó tiempo limpiar todo, y hubo un tiempo donde ya no había albañiles, peones, gente para contratar. Por eso nos esperamos un poco”.

Después del 7 de septiembre, el Gobierno mexicano repartió entre los damnificados del sur de México tarjetas en las que se depositó dinero para la compra de materiales de construcción. Esta ayuda, coinciden los afectados, no fue suficiente en el caso de los que sufrieron daños graves o pérdida total.

Algunos damnificados han recibido el apoyo del Fideicomiso Fuerza México.

Notas Relacionadas