Viernes 06 de Diciembre de 2019

Dimite policía de Villa Unión tras balacera

Director de Seguridad Pública y agentes renunciaron luego del enfrentamiento; llega la GN

El Universal

 

Torreón, Coah.- El director de Seguridad Pública y policías de Villa Unión renunciaron a su cargo luego del enfrentamiento suscitado el sábado en el municipio, que ha dejado 22 muertos y el fallecimiento de otro atacante.

La planilla estaba conformada por 10 policías, pero la mayoría ya no se presentó este lunes a trabajar, según medios locales. Únicamente se mantienen tres policías activos para 4 mil habitantes.

En tanto, se informó de la llegada de 100 elementos de la Guardia Nacional a Villa Unión, donde instalaron una base de operaciones que, indicó el coordinador estatal de la corporación, Rubén Barraza, estará “el tiempo necesario”.

Por su parte, el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme Solís, declaró este lunes que en Villa Unión estaban presentes cinco elementos del Mando Único (estatales), pero ante los hechos del sábado se reforzará la seguridad.

“Querían entrar, pegar y salir”, aseguró el gobernador sobre el motivo por el que un grupo del Cártel del Noreste (CDN) atacó el municipio de Villa Unión, donde el saldo al lunes es de 16 presuntos delincuentes abatidos, cuatro policías estatales y dos civiles que también perdieron la vida.

Riquelme Solís mencionó que hay dos personas detenidas, quienes han manifestado que fueron enviados por el cártel a tratar de asustar a Coahuila y a la población a la entrada de la brecha.

Según el gobernador, los detenidos también han referido que entraron 25 camionetas con aproximadamente seis elementos cada una. Recalcó que tenían la intención de quemar la presidencia municipal, pues llevaban bidones de gasolina, pero no pudieron terminar el cometido luego que llegaran 15 elementos del Grupo de Reacción a hacer frente.

 

Inicia la limpieza

 

La mañana del lunes, la localidad estaba llena de vehículos quemados y la fachada de la alcaldía tenía cientos de impactos de bala.

Trabajadores comenzaron a barrer los vidrios rotos, escombros y a rellenar los agujeros, mientras que otros recogían documentos importantes. En el suelo había un crucifijo que había caído de una pared, muebles destruidos y los retratos de políticos locales quedaron destrozados por impactos de bala.

A las afueras de la alcaldía se podía ver una camioneta quemada, una ambulancia con orificios de bala y un autobús escolar que tenía dentro las iniciales CDN.

Notas Relacionadas