Martes 20 de Agosto de 2019

Bitácora

LA vida se compone de muchas listas: las listas del mandado, la lista de los alumnos en el salón, la lista de los útiles escolares, la lista de los 10 más escuchados en Spotify, la lista de Schindler, la lista de los panistas que debía sacar el régimen de Juan José Ortiz y, últimamente la lista de los que podrían ser dados de baja, en aras de completar el último reducto de negociación dentro de la DAPAS y su huelga.

 

ASÍ es. Luego del mutis que ha hecho Alejandro Ballesteros, tras el episodio de doña Poder Mundial de  los Derechos Humanos, se supo que dentro de las negociaciones para acabar con la huelga (negociaciones que ya no se están dando a conocer en ninguna palestra), se sabe que el líder de la DAPAS habría entregado una lista de trabajadores que podrían ser dados de baja, como parte del arreglo para terminar el asunto, aunque claro, esto es un rumor solamente, porque de hecho, algunos funcionarios de la DAPAS y de la alcaldía niegan eso rotundamente.

 

LO que parece extraño es que en efecto, no sólo se haya quitado el plantón frente a la alcaldía que Ballesteros también protagonizaba, sino que se haya mantenido lejos de las cámaras el líder  sindical, dizque a la espera de que haya resoluciones judiciales que él espera, sean a favor del movimiento parista y contra el patrón, con el que tienen un alejamiento definitivo. Pero en la política todo puede suceder.

 

LO que es cierto es que el proceso quizá esté pisando el escenario del final, porque en la DAPAS tienen cuentas alegres sobre una mayoría de trabajadores que ya están laborando, contra una minoría que sigue de huelga. De acuerdo con el departamento jurídico de la DAPAS, el desistimiento de tal movimiento de la mayoría, dejaría sin los beneficios de la lucha sindical a los que queden, porque la solicitud del término de huelga es un asunto que están tramitando ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje ya para que esto acabe sin el aspaviento como empezó, el pasado 1 de octubre. Pero todavía falta, todavía falta, así que a esperar.

 

LUIS Ángel Contreras Malibrán siempre sí está siendo recordado como el “topo” que entregó la lista de los “desechables” de la administración pública cuando Juan José Ortiz se propuso acabar con los “prianistas” (aquí el término es meramente descriptivo) que fueron metidos por Jorge Terán y Socorro Herrera, en el trienio de esta última (2009-2012).

 

PERO ahí viene lo bueno: resulta que el hecho de querer que Javier Salazar Cruz sea el presidente del partido es una movida de Socorro Herrera y de Raquel Hurtado, pero con el mismísimo Jorge Terán Juárez como titiritero, o sea que los dos más odiados de entre los que se odian, Terán y David Medina (que apoya abiertamente a Luis Ángel Contreras) se verán las caras de nuevo en la elección interna y del gane de la asamblea electiva dependerán las candidaturas para el 2021.

Notas Relacionadas