Martes 23 de Julio de 2019

Bitácora

EL hecho de que el alcalde Adrián Esper comente que podría pedir que no se le cobre el agua contravendría la política que está proponiendo Marco Antonio Conde, regidor encargado (por el mismo alcalde) del destrabe del conflicto de huelga, ya que el mismo Conde fue el que propuso que se recuperara la cartera vencida de la paramunicipal con la finalidad de pagar el adeudo que se  generará cuando los 105 trabajadores regresen a trabajar a sus puestos, luego de ocho meses y medio de paro laboral, en sueldos caídos y en aguinaldos…

LA cartera vencida precisamente es la lista de personas, empresas e instituciones que le deben al organismo y a los que por razones de amiguismo o de preferencias no se les ha cobrado como debe ser, en donde se incluyen constructoras, hoteles, negocios de gran calado, familias con apellidos reconocidos y con grandes capitales y también el Ayuntamiento, que actualmente debe alrededor de 2.4 millones de pesos, contra 5.6 millones que no pagó en tres años la desastrosa administración de Jorge Terán Juárez…

PARADÓJICAMENTE, el más problemático actor de la crisis de la huelga está en su mecedora de mimbre, muy a gusto, esperando a que le den fecha de regreso a trabajar, mientras que hubo una polarización dentro del grupo negociador, porque Marco Antonio Guillén se quedó solo contra Marco Conde (que representa al Sindicato) y contra el alcalde que parece tener ahora una propensión por arreglar el problema, antes que esperar las resoluciones judiciales de tanto amparo y demanda, ya que el alcalde sabe que no tener resuelto un asunto tan delicado como el de la DAPAS, le puede traer mal rating para lo que queda de administración y las intenciones de seguir la carrera política que tenga en mente…

RESULTA ser que el director de Obras Públicas, Alberto Machuca Flores se habría ido de vacaciones a un paradisiaco lugar lleno de sargazo (se infiere que el Caribe mexicano), cuando todavía ni siquiera se cumple el décimo mes de administración y es cabeza de una de las oficinas más importantes de un Gobierno…

ES obvio que todos merecen un descanso de vez en cuando, pero por lo regular son los sindicalizados los que tienen planeadas ya sus vacaciones o periodos de asueto del año, pero, un funcionario de primer nivel, con sueldo alto y puesto de confianza, irse de vacaciones cuando ni siquiera ha pasado el año de trabajo dentro de este periodo, parece algo exagerado o más bien, quizá injusto para muchos otros que también trabajan duro y que no tienen ese beneficio…

PROBABLEMENTE el concepto de periodos vacacionales variados, del que gozan los sindicalizados haya sido adoptado por los funcionarios, solamente que es raro que se tomen descansos prolongados mientras la ciudad tiene miles, no cientos, miles de pendientes en materia de obra pública y de acciones…

LO que sí es cierto es que muchos otros quizá ya estén pensando en irse a algún paraje o algún destino de interés de la República Mexicana porque pues van a sentir como sagrado ese derecho que tienen, por supuesto, los trabajadores de a pie.

Notas Relacionadas