Domingo 26 de Mayo de 2019

Bitácora

AH, pa’ regalito que le dieron al Obispo Roberto Octavio Balmori Cinta los legisladores potosinos al aprobar los matrimonios igualitarios o las uniones civiles entre personas del mismo sexo, dado que hoy se celebraron los 49 años de ordenación sacerdotal del clérigo que ha demostrado ser de ideas mucho más conservadoras que las del mismo Sumo Pontífice, quien ha aceptado la fe de los gays dentro de la Iglesia, a manera de una reivindicación por el repudio hipócrita con que la Iglesia católica ha tratado a esta comunidad, desde tiempos inmemoriales…

LO que llama la atención, además del regalo, es que ni Balmori Cinta ni el pastor de la otra iglesia con más fieles en Valles, la presbiteriana del Divino Redentor, Rodolfo del Ángel del Ángel quisieron emitir juicio alguno acerca de esta medida, cosa que habla de lo conservador y triste de las instituciones religiosas que prefieren el concepto de la familia jerárquica, por encima de cualquier otra, cuando, sean gays o no, las familias han cambiado radicalmente y ahora un altísimo porcentaje de los núcleos familiares los encabeza una mujer sola (con libertad sexual, obviamente) o abuelos que cuidan nietos o hijos adultos jóvenes que se hacen cargo de sus padres ancianos…

LA familia cambió, como cambian los tiempos, pero al margen de esas modificaciones en el comportamiento social está la libertad de elegir sin que nada ni nadie dicte sobre la conciencia del ser humano, sobre sus preferencias y sobre sus gustos, sobre lo que le gusta y lo que no. Es triste darse cuenta que los líderes religiosos más  influyentes de la Huasteca potosina siguen con argumentos anacrónicos y caducos y con ideas que bien se hubieran podido acomodar en los años cincuenta, cuando pandillas de homofóbicos pateaban hasta el cansancio a un homosexual por el sólo hecho de serlo…fuera religioso o no…

EL periodismo en decadencia en el mundo de la “fake news” y de la post verdad se dedicó durante una semana entera a discutir en sus insulsas páginas de Facebook el tema de si las cascadas de Micos estaban secas o no y en una bizantina controversia se la pasaron toda la semana y, aunque nadie lo pueda creer, opinaban al respecto, sin tomarse la molestia de ir a ver si en efecto esto ocurría…

ES la crisis de la información en la que se demuestra que las opiniones y los juicios sin comprobación valen más que los hechos y el testimonmio periodístico que se hace de ellos. La cosa era simple: el estiaje podría secar Micos, sí, pero ¿está seco? No, tiene menguada la caída de agua la cascada principal, pero ahí está sana, el agua cayendo como siempre, con el líquido suficiente para tomarse la selfie y con alrededor de mil turistas hoy viernes 17 de mayo, sin puente, sin vacaciones y sin nada…

LOS reporteros de pacotilla que solamente se dedican a volarse información y fotos de otros medios serios deberían tomar un curso, porque informar no es un juego, es una responsabilidad y un servicio.

Notas Relacionadas