Domingo 26 de Mayo de 2019

Bitácora

De nueva cuenta los regidores provenientes de la coalición que lideraba el PAN en las elecciones pasadas, Andrés Sánchez Montemayor, Ángel Iván Ortega y Néstor Alejandro Rivera se opusieron a que se votara a favor o en contra la decisión de empezar a construir el estacionamiento para camiones cañeros en el interior del Ingenio Plan de Ayala, argumentando que ellos no habían hecho el dictamen o trabajo de revisión del proyecto, así que se volverá a someter a votación en la próxima sesión este punto en el que el Ayuntamiento invertirá más de un millón de pesos en el parqueadero, que servirá para que 150 camiones cañeros tengan sus espacios, fuera de la orilla de la carretera, mientras que las asociaciones cañeras pondrán los otros dos millones y fracción que costaría ese sitio.

Lo que llama la atención no es el hecho de que los regidores digan que no, a pesar de que no quisieron ir a una reunión previa de conocimiento del proyecto con el director de Obras Públicas, Alberto Machuca Flores, sino que el mismo contralor del Ayuntamiento advirtió que, antes que someter a votación si se hace o no la obra que consta de salas de espera, baños, regaderas, cafetería y de más, deberían existir los documentos de la cesión en comodato firmados, que debe extender la factoría azucarera, o sea que como que a fuerzas quieren acometer una obra que le costará a los vallenses 1 millón de pesos, sin firmar comodatos, es decir, invirtiendo dinero dentro de una fábrica de azúcar de capital multimillonario y con el peligro de que la edificación se quede en manos de Grupo Santos, dueño del Ingenio Plan de Ayala.

El secretario del Ayuntamiento, Raúl García Salazar se atrevió a decir que no se habían recolectado las firmas del comodato porque la obra urge, ya que los ciudadanos que viven a lo largo de la carretera al Ingenio están en constante peligro por las filas de camiones que esperan turno para entrar al batey, pero no ofrecieron cifras acerca de percances provocados por los camiones que están a la vera del camino ni nada por el estilo. Es más, nadie ha mencionado que los que se han estrellado contra los camiones cargadores de gramínea son conductores que manejaban a exceso de velocidad y en estado de ebriedad, es decir, que si no se hubieran impactado contra un camión, lo hubieran hecho contra otro objeto.

Pero bueno, llama la atención la propensión e insistencia por hacer esta obra de un millón de pesos, antes que hacer el camino que se tenía proyectado hacer desde la parte norte de la ciudad, con salida a la carretera al Ingenio y que serviría de libramiento para que los camiones ya no transiten en los bulevares repletos de coches particulares que pueden estar en peligro de ser parte de un accidente automovilístico fatal, como el que ocurrió el 21 de diciembre pasado, cuando se murieron tres miembros de una familia, quedando solamente un adolescente de cuatro personas que conformaban el núcleo familiar.

Notas Relacionadas