Viernes 19 de Abril de 2019

Bitácora

HAY dos tipos de personas nuevas que han surgido en los tiempos de las redes y que pertenecen a una fauna que no debería existir, pero que desafortunadamente, como los carroñeros en la zoología, sirven para recordarnos a la gran mayoría que hay miseria humana y que hay que evitarla como la plaga…

LOS primeros son los agoreros de la noticia. No son reporteros, porque no salen a cubrir nada en todo el año, ah, pero que un hecho que tiene tintes de riesgoso o de potencialmente peligroso lo convierten en una tragedia de dimensiones apocalípticas, con todo y actuación teatral de por medio, porque, como se dijo, no son reporteros, son actores protagónicos de su propio melodrama penoso, sin embargo, muchos ciudadanos, como los ven con una cámara en mano, selfiándose cada que pueden o tomando un micrófono para hacer un stand (pararse ante la cámara para hablar de la nota en cuestión), entonces creen que son reporteros…

ESTOS gañanes que no tienen oficio ni beneficio sobredimensionan las cosas para el triste comercio de los likes, porque son tan incompetentes, que ni siquiera saben sacarle raja a las noticias como lo suelen hacer los gringos con sus páginas web y sus sitios dentro de las redes sociales y en esta sobredimensión, espantan al público, lo hacen preocuparse inútilmente y juegan con las emociones de todos, haciendo creer lo que no es: como el incendio de Las Pitas y de Laguna del Mante, que fue controlado por las autoridades de PC, pero que vendían como “incontrolable”, como “voraz”, como “monstruoso”, porque el show vende más que la nota…

ESTÁN los otros, los que se aprovechan políticamente de los incendios y las contingencias para beneficio político: páginas de internet que tienen oquedades craneales publicaron mentiras para concitar al odio al Sindicato de la DAPAS, provocando que mucha gente buscara los perfiles de los del gremio para insultarles y decirles hasta de lo que se iban a morir. A muchos se les olvida que no se trata de ser parciales, sino de describir hechos, gane quien gane, le pese a quien le pese…

LOS otros animalejos a los que nos referimos son los que andan en la política y hacen ruido en redes para que los vean que están preocupados y que en cualquier momento mandarán ayuda o se irán a “partir el alma” por los damnificados de los incendios o de los desastres naturales que quieran. Esta es una especie de la zoología social que causa la peor de las grimas, porque en realidad son indiferentes a los que no les importa el sufrimiento de la gente, sino aprovechar la coyuntura para llevar ayuda, tomarse la selfie y quedar bien con los usuarios de redes sociales que, por cierto, saben bien que estas acciones son más reprobables que no hacer nada…

NO cabe duda que dentro del catálogo de gentuza que se ha desprendido del mundo de las redes sociales, los buitres de la información facciosa y de la política tienen un lugar especial esperando en el infierno de Dante o el de su preferencia.

Notas Relacionadas