Miercoles 12 de Diciembre de 2018

Aumentan delitos cibernéticos por mal uso de redes

Provoca que jóvenes se vean inmersos en grooming, sexting y trata

Silvia Neri

[Huasteca Hoy]

XILITLA. El mal uso de las redes sociales es uno de los factores que provoca que los jóvenes se vean inmersos en problemas de grooming, sexting y el enganchamiento de jovencitas para ser traficadas por personas.

Lo anterior fue dado a conocer por Armando Oviedo Ábrego, Secretario Ejecutivo del Consejo de Seguridad Pública del Estado, quien indicó que la Dirección de Coordinación de Prevención ha iniciado una campaña llamada “un like por la prevención” en la cual se involucra a estudiantes de primaria, secundaria, preparatorias y Colegios de Bachilleres así como a los profesores y padres de familia.

Refirió que este tipo de delitos no respeta si los jóvenes son de la zona rural o urbana, ya que todos de una u otra manera cuentan con celulares, “hoy en día entregamos a los jóvenes celulares de la más alta tecnología, pero no supervisamos o bloqueamos páginas del internet para que no accedan a ellas, es un trabajo en conjunto entre autoridades policiacas, padres y profesores para bajar la incidencia delictiva en este caso”.

Mencionó que se han dado casos de robo de identidad en donde “las chicas o chicos piensan que están chateando con personalidades y al final la persona que está detrás de la página es un tratante de personas; las redes sociales mal utilizadas pueden ser el peligro latente que se tiene”.

Mencionó que hoy en día los jóvenes han dejado de lado las actividades en espacios abiertos como los deportes y únicamente se encuentran conectados al Facebook, Instagram, Twitter y otras redes más, donde los padres desconocen con quien interactúan, pueden tener 5000 amigos y sólo conocen a unos 3.

Esta campaña de “Un like por la prevención” va dirigida a todos estos jóvenes para que aprendan a identificar un peligro en las redes sociales y sobre todo hacerles ver que no deben recibir solicitudes de amistad de gente desconocida y tampoco someterse a retos que ponen en riesgo su vida e integridad.