Imparable, banda de ladrones domiciliarios

Amagan a las víctimas con un arma de fuego, los amarran y los encierran

Redacción [Huasteca Hoy]

CIUDAD VALLES. Una banda de ladrones opera en la colonia Obrera y Mirador, entre el martes y miércoles cometieron dos atracos con violencia, amagaron a las víctimas con un arma de fuego, los amarraron y encerraron.

Los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y de la Policía Municipal tomaron conocimiento de los atracos violentos y hasta el momento no se han registrado detenciones y tampoco hay pistas de los delincuentes.

El primero de los atracos ocurrió en una vivienda de la calle Veracruz de la colonia Mirador, alrededor de las 19:30 horas del martes, cuando dos hombres encapuchados que portaban un arma de fuego, irrumpieron con violencia en la casa, sorprendiendo a un matrimonio y a la empleada doméstica.

Los ladrones interrogaron a la dueña de la casa mientras le apuntaban, querían saber dónde estaba el dinero, pero la víctima les dijo que no tenía efectivo, situación que molestó a los malvivientes, quienes condujeron a la mujer, a su esposo y a la empleada una habitación, donde los encerraron y amarraron con unos mecates.

Aunque los delincuentes no se llevaron nada, sí causaron pánico entre los afectados, quienes tras desamarrarse llamaron a la policía, cerca de las 23:30 horas y al lugar llegaron los oficiales para tomar conocimiento.

Ayer, cerca de las 15:45 horas, una mujer pidió ayuda a los servicios de emergencia luego de que dos sujetos llegaron a la boutique Luisak, ubicada en la calle Manuel José Othón entre 16 de Septiembre y Zaragoza de la colonia Obrera.

Un delincuente se hizo pasar como cliente y pidió que le mostrara diversas prendas de mujer talla 11, pero antes llamó a alguien supuestamente para confirmar la medida de la ropa, la dueña escuchó “ya está” en voz del delincuente y también alcanzó a oír que del otro lado de la línea estaba otro hombre que dijo “ahí voy”.

En ese momento supo que lo peor estaba por venir, entró un sujeto con un arma de fuego corta y la amenazó igual que a su hermana, los ladrones exigieron que que les entregara el dinero y de la cartera les dieron 2 mil pesos.

Los delincuentes las condujeron al segundo piso y las encerraron en una habitación, mientras buscaban objetos de valor, luego las amarraron con unas medias.

En ambos casos, las víctimas se llevaron un gran susto, y en este último robo, las mujeres adultas, no estaban muy convencidas en presentar una denuncia, por temor a que regresen los hampones.