Bitacora

JORGE Delgado López volvió a la plaza pública, frente a la alcaldía, para exigir que se acelerara la petición que fue a llevar hace tres semanas, cuando exigía la revisión histórica de la falta de donación que no hizo Tomás Olivares de un total de hectárea y media, lugar que tienen ocupados a los de su Frente de Defensa de la Vivienda Popular y también para que muchos de los que él ha acomodado en terrenos del norte de la ciudad, fueran a pedir que el Ayuntamiento les introduzca agua potable al lugar donde viven…

PERO, al margen de lo que pudiera ser una buena causa: dar viviendas a los más necesitados, a Delgado López como que ya se le revolvió el engrudo, porque al margen de que Olivares haya o no hecho la donación oficial al Ayuntamiento, desde el 2010, el Frente de Defensa está dentro de un predio que, en esencia, tiene dueño reconocido, cosa que hace única la invasión y la lucha por un lugar en el municipio para los interesados en vivienda…

ASÍ es: Jorge Delgado y José Inés Velázquez están peleando un sitio que está dentro de un terreno que es propiedad del expresidente del Patronato de la Feria y, aunque tienen razón en exigir al Ayuntamiento que pida a Olivares que done el 15 por ciento de su territorio, ese cuento nada tiene que ver con los del Frente…

LOS del frente asumen que como ese terreno le corresponde por ley al Ayuntamiento, entonces es parte de la reserva municipal y que ellos tienen todo el derecho de meterse y asentarse, haga o no haga fraccionamientos el constructor Olivares…

AHORA, otra cosa: el constructor no ha sido urgido desde hace casi una década para que entregue el territorio que por ley tiene que donar al Gobierno, para que éste lo ocupe como área verde o área comunal de beneficio para todos los que terminarán comprando casas a Olivares…

ENTONCES, al margen de que el Gobierno no hace su trabajo (qué raro), es una necedad del frente insistir con quedarse con ese espacio que, más bien estaría en una querella o en un conflicto legal, al que, para variar, ya se le sumó otra…

MARIANO Niño sigue insistiendo que le hackearon su cuenta de Facebook y que él no tenía la intención de quedar mal, es más, de ni quedar con nadie, luego de que se descubrió que había gestionado la entrega de 86 mil pesos para un hombre de Ébano (qué raro, él es de un Distrito de San Luis, capital) para comprar unas despensas y que el señor al que le hizo la entrega estaba tan contento y satisfecho con el apoyo, que le había enviado una carta de agradecimiento…

EL asunto es que el hombre que escogió de entre los potosinos a los que iba a fingir darles dinero, murió dos meses antes de que se aventara el papelón y de ser señalado hasta por la gente cercana…

DE hecho, cuando se planteó la idea (nada mala), de que se vaya del Congreso o que someta a investigación el bochornoso caso, ha dicho que no, en el colmo del cinismo y de la victimización, porque ahora argumenta que no sabe quién le está jugando las diabólicas bromas en las que ganó dinero, pero a costa del nombre de un muerto…

ESTO pone en alerta a los demás diputados, que ahora tendrán que verificar si la persona que agarran del padrón de ciudadanos de un municipio está vivo, para no regar el tepache, como el diputado Niño.