Dimite el número dos de Unicef

[EFE]

Nueva York.- El número dos de Unicef, Justin Forsyth, dimitió después de que saliera a la luz la supuesta conducta inapropiada que tuvo con empleadas de Save The Children, la ONG que dirigió anteriormente, y en medio de la indignación que han generado malas prácticas similares en el sector humanitario.

Forsyth, que fue investigado por esa organización en tres ocasiones y ofreció en su momento disculpas “sin reservas” a las trabajadoras, aseguró que renuncia por el “riesgo de hacer daño” a Unicef, donde entró en 2016, a Save The Children y a su “amplia causa”.

“Quiero dejar claro que no dimito en Unicef por los errores que cometí en Save The Children. Fueron tratados a través de un proceso adecuado hace muchos años. Me disculpé sin reservas en el momento y cara a cara. Me disculpo otra vez”, apuntó el directivo británico.

Aunque dijo no tener duda de que la cobertura de su caso busca “con razón” hacerle “rendir cuentas” por su conducta, denunció que también se trata de un “intento de hacer daño serio” al trabajo de esas organizaciones humanitarias y la ayuda que prestan.

Mientras dirigía la ONG británica, Forsyth fue acusado por tres trabajadoras, en 2011 y 2015, de enviarles mensajes de texto inapropiados, comentar la ropa que llevaban o cómo se sentía con ellas, según publicó esta semana la cadena BBC.

Admitió haber mantenido “conversaciones inadecuadas e inconscientes” con las empleadas, que si no le contestaban eran convocadas por correo a tener “unas palabras” en privado con él, pero consideró el asunto zanjado una vez fue investigado y se disculpó.