Martes 23 de Julio de 2019

Bitácora

PA’ que nadie se pelee, la Coordinación de Asuntos Parlamentarios del Congreso del Estado decidió que no le pagaría ni a Xitlálic Sánchez, diputada del Distrito 12 (Valles) ni a Griselda Zumaya, su suplente por el tiempo que comprende del 8 al 21 de febrero, fecha en que la primera regresó a sus labores legislativas, a pesar de que había pedido licencia para ausentarse de su representación hasta el 26 del corriente…

PERO al Congreso se le olvida que Griselda Zumaya dijo que a ella no le interesa para nada el dinero, sino que lo que le molestó fue que ni Xitlálic, ni el Congreso, ni lo que queda del PAN estatal le notificaran que ella tenía que presentarse a suplir a su titular, cuando se fue de voraz (perdón), cuando fue a buscar la candidatura a la diputación federal por el Distrito 04 electoral, como la asiste su derecho ciudadano…

LUEGO ayer, el Congreso regresó en el tiempo a los años ochentas, como Marty McFly, el héroe de Volver al Futuro, porque argumentó a través de un comunicado que enviaron a la prensa, que no pudo avisarle a Griselda Zumaya que se presentara a suplir a Xitlálic porque cuando fueron a buscarla a su domicilio, no la encontraron y, pues, ni modo, como en Valles todavía vivimos en 1982 y no existen los celulares, ni Google, ni las computadoras portátiles y hay muy poquitos aparatos telefónicos, pues los del Congreso tuvieron que regresarse en su DeLorean de aluminio por la carretera a San Luis, llena de curvas y de peligros, sin poder encontrarse con Griselda…

ESTA paradoja temporal fue la que hizo que todo se revolviera y se confundiera: Xitlálic abandonó la curul mediante licencia el 8 de febrero de 2018, pasado, pero los que debían notificar a Griselda que se presentara a trabajar, al trasladarse a Valles viajaron al pasado y, para empezar, llegaron a un momento en el tiempo en el que ni había nacido Griselda, o algo por el estilo…

PORQUE lo que sí es cierto es que Valles estuvo a gusto, sin diputada, durante 13 días, porque no encontraron a Griselda en su casa y pues “a la mejor siempre mandaba a buzón” y el plan por supuesto que no era que Xitlálic hubiera querido quedarse con el dinero del sueldo legislativo, porque por supuesto que ella es acaudalada weeey, sino que lo que se piensa es que si dejaban que Griselda le entrara a la curul, se daría cuenta de los negociazos de los diputados y, como no se lleva bien con Xitlálic, pues ¡oso mil, weeey!…

HABRÍA que tener más cuidado en algunas plataformas de Facebok, creadas nomás para estar de malora y que dan a conocer hechos que no son reales, porque pueden meterse en problemas legales…

PERO lo peor no es la persona que crea un perfil falso para calumniar, sino el medio de comunicación que se va de bocota con una foto o con una supuesta noticia y la reproduce sin verificar si es cierta o no…

Y es que, no es que en esta columna esté uno preocupado porque un ciudadano demande a uno de los del gremio, sino que se denigra, se deplora y se sobaja al buen periodismo cuando un reportero reproduce de Facebook cosas que no sabe si son ciertas y que de hecho se pueden comprobar con una simple llamada telefónica a los supuestos involucrados en la nota o a los que denuncian, si es que tienen nombre y apellido…

Notas Relacionadas