Detienen a pollero y camioneta con 15 indocumentados

Habían pagado al conductor para que los llevara a la frontera de Tamaulipas

Redacción

[Huasteca Hoy]

CIUDAD VALLES. Policías federales detuvieron a un hombre que conducía una camioneta en la que viajaban 15 indocumentados provenientes de Guatemala y El Salvador.

La detención ocurrió el jueves por la tarde en el kilómetro 369+700 de la carretera federal número 85 México-Nuevo Laredo, tramo Valles-Tamazunchale, cerca del ejido La Calera.

Los policías federales realizaban recorridos rutinarios, cuando vieron que con dirección de Tamazunchale a Valles circulaba una camioneta marca Dodge RAM color negro, con placas de circulación de Zacatecas, que traía los vidrios polarizados, cuyo conductor redujo la velocidad al verlos e incluso trató de desviarse.

Por eso a los oficiales se les hizo sospechoso, así que siguieron la camioneta y le marcaron el alto al conductor, quien se detuvo entre el ejido La Calera y el lugar conocido como El Bañito.

Enseguida le pidieron que descendiera, pues le realizarían una revisión rutinaria, y enseguida se percataron que el conductor, de nombre Alfredo de 40 años de edad, con domicilio en el municipio de Ciudad Fernández, no viajaba solo, pues a bordo traía a 15 personas, que no parecían de la región.

Los uniformados les pidieron a todos que se identificaran, para descartar que alguno de ellos estuviera involucrado en problemas legales, pero sólo Alfredo traía documentos personales, no así sus compañeros, quienes confesaron que estaban de manera ilegal en este país, pues 14 de ellos eran de Guatemala y uno de El Salvador.

También dijeron que le habían pagado al conductor para que los llevara a la frontera de Tamaulipas, pues de ahí cruzarían hacia los Estados Unidos, en busca del llamado “sueño americano”.

Ante esa situación, el individuo que los llevaba fue detenido y posteriormente trasladado a la Subdelegación de la Procuraduría General de la República (PGR), como probable responsable del delito de tráfico de indocumentados, mientras que sus pasajeros quedarían en poder del personal del Instituto Nacional de Migración (INM), quien se encargaría de repatriarlos.