Pide que lo defiendan de su ex esposa e hijos

Miguel Barragán

Víctor Vázquez

[Huasteca Hoy]

TANLAJÁS.- Daniel Guadalupe Hernández insiste mucho sobre el daño que le han hecho a su madre su exmujer y sus hijos que se han atrevido a levantarle la mano, porque han sido malquistados por su progenitora.

Mencionó que lo que quieren sus propios familiares es despojarlo de la tierra que le heredó en vida su madre.

A Daniel le ha pasado de todo: su exmujer, Guadalupe Hernández Fernández no sólo le fue infiel, sino que cuando se separaron sembró el odio en sus los tres hijos de ambos, al grado de que en una ocasión, los tres muchachos le dieron una golpiza.

Pero el infierno se le desató a Daniel en su vida por la ambición de una tierra de cultivo que está en Nuevo Cueytzén, donde alguna vez vivieron esos cinco, como una familia común y corriente, sin dramas ni oscuridades.

Después del altercado en el que los tres hermanos le pegaron a su padre, la abuela de los chicos, doña María Petra Dolores Hernández, de 76 años de edad, retiró el terreno a su hijo Daniel, a manera de castigo contra sus nietos y su desleal nuera. Esto hizo arder de coraje a la mujer y a los muchachos que, no obstante la orden de la anciana, se meten a trabajar la tierra para su usufructo.

El terreno donde se siembra de todo y que tiene una de las tierras más fértiles de la Huasteca, ahora es un terreno yermo en el que los supuestos abusivos ya no se han metido, pero que genera una discordia peligrosa que empujó a Daniel a entrometer a las autoridades del ejido para que le ayuden contra la inquina de su propia familia.