Dos mujeres y una niña se ahogan por lluvias en Tanlajás

La víctimas se transportaban en una camioneta que fue arrastrada por un arroyo.

Daniel Vázquez

[Huasteca Hoy]

TANLAJÁS. Una camioneta de transporte público fue arrastrada por un arroyo crecido en el ejido Barrancón; tres personas murieron, entre ellas una niña de tan sólo seis años de edad.

Eran aproximadamente las dos de la madrugada del miércoles, cuando Juan Carlos Bautista Hernández, quien se dio de baja hace un tiempo de la Policía Estatal y posteriormente se dedicó a brindar servicio de transporte público, conducía una camioneta Nissan color verde, doble cabina, con redilas y placas de circulación TD-0920-C de San Luis Potosí.

Se presume que había salido de la Feria del Piloncillo en la cabecera municipal y se dirigía hacia el ejido Monec, llevando cinco personas de pasajeras, la mayoría mujeres.

Tenía rato que llovía de manera abundante, y al llegar al puente que se ubica en la entrada al ejido El Barrancón y que pasa sobre un arroyo ancho que lleva el mismo nombre, el agua avanzaba sobre la carretera e incluso se veía que llevaba corriente.

Pero Juan Carlos no se detuvo, avanzó entre el agua y estando a medio puente, la corriente arrastró su unidad, y los pasajeros empezaron a gritar desesperados.

Efraín Sánchez Rico, un hombre que vive a escasos treinta metros del puente, dijo que despertó al escuchar los gritos, al igual que sus hermanos y uno de sus hijos, “nosotros fuimos los primeros que nos dimos cuenta y salimos a buscar a la gente, afortunadamente logramos sacar a dos con vida, se habían atorado en unas ramas y tuvimos que rescatarlos”.

A unos 100 metros de donde cayó la camioneta encontraron con vida a María Antonio Nabor y José Antonio Martínez Martínez de 14 años, ambos con domicilio en el ejido Jomté, sólo tenían golpes pero al parecer no de gravedad, y fueron llevados en un vehículo particular a un Centro de Salud.

El adolescente fue el que les dijo que había más gente que fue arrastrada por la corriente, y los integrantes de la familia Sánchez pidieron ayuda a más vecinos, quienes buscaron incluso cuando todavía estaba oscuro.

Cerca de las 7 de la mañana, ya cuando estaba amaneciendo, fueron encontrados dos cuerpos sin vida atorados entre unas ramas, bajo el segundo puente de ese ejido, se trataba de Beneralda Santiago Hernández de 29 años de edad, y su hija Zaira Martínez Santiago de 5 años, quienes tenían su domicilio en el ejido Monec.

Y alrededor de las 10:30 de la mañana se encontró otro cadáver, tratándose de María Santa Martínez Hernández de 16 años.

Posteriormente se unieron a la búsqueda elementos de la Policía Municipal, Policía Ministerial del Estado, Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE), Protección Civil del Estado, y soldados del 36 Batallón de Infantería, quienes hasta el cierre de la edición continuaban recorriendo las orillas del arroyo en busca del conductor de la camioneta.