Bitácora

JESÚS Sierra Acuña ha sido criticado y vilipendiado por muchos e incluso ha sido llamado “oportunista”, porque sabe encontrar el tiempo perfecto a los acontecimientos políticos o a los fenómenos sociales que merecen ser analizados y criticados; ha tenido amistades deleznables y ha sido funcionario, trabajando para los mejores y los peores. Alguna vez fue escritor y también censor social, y no se diga cuando fue policía federal de Caminos, pero antes que cualquiera de todas estas aposiciones, es de la Huasteca…

ES de la Huasteca y eso es demasiado estorbo para los miembros del Comité Anticorrupción del Estado, como Alma Nava, quien es una defensora de Derechos Humanos, laureada por la administración estatal y quien considera que es más importante grillar a Sierra Acuña para sacarlo del Comité, que acometer la tarea digna y exhaustiva de buscar trapos sucios a todo tipo de funcionario…

Y es que, a la manera de los Millennials, los del Comité hicieron un grupo de WhatsApp y se pusieron a intrigar contra el “huasteco”, para sacarlo de la ecuación fiscalizadora, para que en su lugar quedara Alejandrina Cedillo, suplente de Jesús Sierra y persona perteneciente a la Confederación de Patrones de la República Mexicana (Coparmex), quien es mucho más dócil que uno de los participantes de la manifestación del 22 de junio que corrió al Congreso del Estado del Campus de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, antes de que iniciaran sesión ordinaria…

HAY cosas que se dejan pasar y hay cosas que no se perdonan: Xitlálic Sánchez es una de las que más ha movido hilos para que Sierra Acuña salga del Comité, pero, así como en los negocios turbios, la cosa no es personal, sino política, porque, al margen de que le echaron a perder su fiesta personal legislativa en Valles Sierra, Erasmo Linares, Jorge Delgado y Luis Bárcenas, lo que la diputada está buscando es que muchos intereses de ella y de su partido no se vean tocados por un tipo que tiene vocación de fiscalizar y señalar corruptelas…

NO es personal, se sabe de cierto, pero la “corrida de atención” (esto nunca dejará de sonar sucio) es que se saque, mediante impugnaciones a Sierra Acuña del Comité, antes de que éste acometa su primera tarea como censor ciudadano contra los funcionarios de maltrecha reputación…

EL mismo Sierra ha dicho que su caso no tiene explicación y que el denuedo de sus compañeros de marginarlo del Comité no es otra cosa sino un acto discriminatorio y la intención de que no opere como operó ese 22 de junio que sí le trajo la gloria de la aprobación de la opinión pública, pero el repudio de los que ostentan el poder y que no olvidan fácilmente…

AHORA ya hasta emplazamientos le dejan al Ayuntamiento por deudas que son de ésta y de la pasada administración pero que no han sido solventadas y que crecen en intereses. Las deudas son a un hospital privado, llamado Mediscin y que pertenece a la familia Trejo, que se ha dedicado a la política y ha invertido sus dividendos de esta actividad en varios negocios y el adeudo es de 5 millones de pesos. Cantidad similar se le debe a una cadena de farmacias…

LO malo es que la liquidez municipal no está en buen ánimo y esto puede causarle una fractura en cuestión de solvencia y de operatividad…

ASÍ que primero se tendrá que ver qué ha sido de la síndico municipal, que sabía de la demanda contra el Ayuntamiento desde el 7 de septiembre y de seguro no le avisó al presidente municipal casi nada…